Viajes Todo Incluido

Haz la maleta, súbete en el avión y ponte la pulsera. Bienvenida a nuestro hotel «todo incluido».

A partir de ahora, y durante los próximos 8 días, todo lo que tendrás que hacer es tumbarte en las hamacas e incorporar levemente tu brazo para pedir otro mojito. Si no estás demasiado cansada, igual puedes tomar el buggie que te lleva a la playa y hacer unas clases de AquaGym.

 

Por cierto, por la noche tenemos espectáculos: de magia, de folklore brasileño, nuestra versión casera del Rey León y un monologuista graciosísimo.

 

Nuestro hotel tiene capacidad para 1.200 personas. Tenemos 7 restaurantes temáticos: chino, japonés, mexicano, francés, italiano y sueco. Puedes cenar en uno distinto cada noche y si no consigues reserva tienes a tu disposición nuestro buffet.

 

Las excursiones se pagan aparte. El mínimo de personas que tiene que haber para que se confirme la salida es de 25 personas, para poder llenar un autobús. Si necesitáis cualquier cosa, nuestro personal de recepción estará encantado de ayudaros. ¡Bienvenidas a nuestro «Todo Incluido«!

¿Es esto lo que llaman “Todo Incluido”?

Me he cruzado el océano y he hecho una inversión importante de tiempo y dinero como para pasarme los días sin mover el culo de esta tumbona. ¡Quiero aprovechar hasta el último segundo en este lugar!

 

Sí, quiero ir a la playa y quiero hacer actividades… pero actividades que me permitan conocer aún más la cultura de este sitio, de la gente que vive aquí, de sus rutinas y costumbres.

 

¿Bailan salsa? ¡Quiero que un profesor me dé unas clases! ¿Decoran sus manos con henna? ¡Yo también quiero! ¿Hay alguna asociación de artesanía? ¡Vamos a verla! Por la noche quiero salir y conocer la vida nocturna de la ciudad, pasear por la calle hasta el hotel y caer rendida en la cama.

 

El hotel es enorme, imagino que tendrán personal suficiente para poder atender las demandas y peticiones de tantísima gente, trabajando por dar un trato personalizado y cercano. Seguro que en los 8 días no coincido ni 2 veces con la misma persona… ¡Qué pena! Quizás haya alguien interesante para charlar.

 

Por otro lado, está genial que haya restaurantes tan variados, pero  lo que de verdad me gustaría sería probar la comida local. Cocina casera típica de aquí, preparada por alguna señora que lleva años cuidando de su pequeño restaurante. Sentarme en una terraza frente al mar mientras tomo un té recién hecho. En mi ciudad también hay todo tipo de restaurantes pero, siempre que tengo invitados, les llevo a comer lo más típico, para que se vayan con buen sabor de boca, nunca mejor dicho.

 

Como quiero conocer el lugar, me gustaría apuntarme a las excursiones. ¿Y si quiero quedarme más tiempo disfrutando de la visita? ¿Puedo volver al hotel por otro medio si pierdo el autobús? Se lo he preguntado a la chica de recepción, pero se ha ido a comer y ya no vuelve hasta mañana…

 

No sé si este viaje “Todo Incluido” lo incluye todo…

¿Qué incluye el "Todo Incluido" de Womderland?

Y es que el concepto de viaje “Todo incluido” es muy relativo. En Womderland lo entendemos de otra manera.

 

  • Autenticidad. De principio a fin. Queremos que pruebes los sabores típicos, que veas el color del mar con tus ojos, que toques con tus manos la arena del desierto
  • Tiempo para dedicarle al destino, a tus compañeras de viaje y a ti misma. Tiempo para aprender de todo ello. Conexión y (des)conexión
  • Experiencias que te acercan al lugar, a su gente y su realidad. Que te lleguen a los cinco sentidos. Que te llenen la cabeza de recuerdos. Y el corazón… de emociones
  • Cercanía para que no te sientas sola en ningún momento. Te damos la mano desde que llegas al aeropuerto y te acompañamos a dar los pasos que necesites durante este recorrido
  • Cariño y cuidado en cada pequeño detalle. Porque eres muy especial para nosotras y queremos que lo sepas en cada hotel escogido, en cada actividad, en cada almuerzo y en cada brindis

¡Ah! Y también tenemos nuestra pulsera Womderland Todo Incluido.

Todo depende de nuestras expectativas. De lo que creemos que vale nuestro tiempo y de cómo queremos invertirlo. De cómo nos merecemos disfrutar de él.

 

Podemos invertir en un lujoso hotel, lleno de gente, con una playa privada y blindada a la gente local.  O quizás queremos que esa inversión nos reporte otra serie de beneficios: experiencias vividas, aprendizajes, conocer gente nueva, ampliar perspectivas.

 

¿Seguro que ese viaje que estabas mirando tiene “Todo Incluido”?

Viajes Todo Incluido

¿Viajas sola? Únete a nosotras. Consulta nuestro calendario de viajes haciendo click aquí

 

Síguenos en Instagram