Bloggers que nos inspiran: Mundo Turístico

Hoy en nuestra segunda entrega de  «Bloggers que nos inspiran» contamos con Irene Somoza, de Mundo Turístico.

Periodista y viajera combina su pasión por los viajes con escribir, y una cosa le lleva a la otra: viaja para escribir… y escribe para viajar porque, sin duda, cada vez que relata uno de sus viajes revive las experiencias vividas.

Mundo Turístico comenzó su andadura allá por 2008. Su autora, Irene Somoza, cuenta que, a lo largo de los años, el blog ha ido evolucionando y que ya no es lo mismo que hace 10 años.

Irene, el blog ha ido evolucionando con el paso de los años. ¿Qué ha cambiado en ti en todos estos años como viajera?

Hola. ¡Han cambiado muchas cosas! Ahora me informo mejor de los lugares que visito, suelo elegir mejor qué hacer y qué no, intentando no ir demasiado deprisa y siempre reservo huecos para parar y disfrutar del camino. Además, cada día tengo más destinos que me gustaría visitar y viajo en líneas generales más que antes.

 "Intento no ir demasiado deprisa y siempre reservo huecos para parar y disfrutar del camino"

Comentas que el blog te ha ayudado a descubrir tu verdadera vocación y que es un espacio en el que cada día dejas un trocito de ti. ¿En qué lugar del mundo has dejado un trocito de ti?

Dejé un trozo de mí en aquellos lugares donde disfruté de momentos que se me quedaron grabados. Disfrutando de un día tranquilo en Taquile (Perú) con los niños de la comunidad; en un hotel de Ubud donde la dueña sabía poco inglés pero no dejaba de intentar agradarnos; en cada mirada que intercambiaba con una chica joven en La India; en cada cantina que recorrí en Guanajuato (México)…

En varios de tus post recurres a la RAE para definir conceptos como “teoría” ( en tus teorías viajeras) o “magia” (en tus consejos para descubrirla viajando). ¿Qué definición haría el Diccionario de la Real Academia de Irene Somoza del verbo “viajar”?

Viajar: acción y efecto de dejar atrás la rutina y aventurarte a vivir experiencias conociendo lugares, disfrutando de otras culturas y abriéndote al mundo que te rodea.

Hablas de los diferentes tipos de amor a las ciudades. ¿A qué ciudad le pedirías el divorcio?

Quizás a Marrakech. Sé que Marruecos es un país increíble pero Marrakech me resultó un poco chocante; tanta gente queriéndote vender cosas y en ocasiones, poniéndose tan pesado que era agobiante… esa parte no me gustó.

Dices que viajar nos muestra que hay mucho más mundo del que creíamos. ¿Es viajar una medicina contra los miedos?

¡Por supuesto! En primer lugar, contra los prejuicios. Nuestras vivencias nos hacen observar el mundo a través de nuestras costumbres y viajar a otros países, nos abre a otras realidades que seguro que en un principio creíamos diferentes.

También ayuda a vencer los miedos y cuando nos damos cuenta de que en un viaje pocas cosas pueden salir mal, sentimos que hemos superado todas las reticencias que teníamos.

El miedo solo se vence enfrentándote a él y viajar es una manera de pasar a la acción.

Dices que desde que viajas has aprendido a mirar más y más tranquila, a ser consciente de los momentos y a disfrutarlos. ¿Influye de alguna manera esta nueva perspectiva en tu vida diaria?

También. En el día a día solemos ir con demasiada prisa y olvidamos hablar con la gente, fijarnos en lo que nos rodea y saborear las experiencias por pequeñas que sean. Viajar me ha ayudado a fijarme más en las cosas cotidianas y reafirmar que cada persona tiene siempre muchas cosas interesantes que contar.

Hablas de tu primera experiencia viajando sola a Perú y en algunos de tus post comentas que viajar sola es genial para conocerte a ti misma. ¿Qué has descubierto sobre ti durante este tipo de viajes?

La verdad es que soy una persona que me conocía bastante a mí misma, pues siempre me ha gustado pensar mucho las cosas. Pero viajando sola me he dado cuenta de que cuando hacemos siempre las mismas cosas es difícil pensar de forma diferente. Que viajar te hace tomar perspectiva y coger muchas fuerzas para emprender nuevas metas. Que viajar me vuelve creativa y se me ocurren planes a montones. Que cuando tomo distancia le quito importancia a las tonterías…

El miedo solo se vence enfrentándote a él y viajar es una manera de pasar a la acción.

Señalas que una de las consecuencias de viajar es la desconexión. ¿No piensas que, realmente, viajar te permite conectar contigo misma y con el resto del mundo?

Sí, también. Son dos caras de la misma moneda. Desconectas de la rutina y conectas contigo misma porque tienes más tiempo para escucharte.

Desde tu perspectiva como periodista, dices que para contar algo hay que saber ponerse en la piel del otro y abrirse al mundo. ¿Cómo influyen los viajes en la empatía de las personas?

Creo que puede ser clave, aunque siempre digo que un viaje no te transforma. El viaje te da el caldo de cultivo para que tú aproveches esa situación y saques conclusiones.

Por poner un ejemplo, si viajas a India, será fácil entender que las normas sociales son una convención, pues la forma de vestir o la higiene se entienden allí de otra forma. Esto podrá hacerte más empático con quién decide vestir de otra forma a lo que las normas sociales imponen. Pero siempre habrá quién siga pensando que lo que las normas sociales imponen es “lo natural”…

El viaje te pone la empatía en bandeja; luego tú eliges si es el camino que quieres tomar.

El viaje te pone la empatía en bandeja; luego tú eliges si es el camino que quieres tomar.

Podéis seguir las andanzas de Irene Somoza en su blog www.mundoturistico.es